Centro integral de tratamiento del dolor

Horario : Lunes a Viernes - 9:30 a 20:30
  Teléfono : 958 08 97 03

Hernia de disco

La hernia de disco, hernia discal o discopatía, conoce qué es, sus síntomas, a quién afecta y nuestros tratamientos tanto quirúrgicos como no quirúrgicos no invasivos, para eliminar el dolor causado por esta enfermedad.

¿Qué es una hernia de disco?

Entre las vértebras lumbares, dorsales y cervicales, existe un amortiguador, llamado “disco intervertebral”. Está compuesto por dos partes: la parte central de consistencia gelatinosa que se denomina “núcleo pulposo”, y una envuelta fibrosa que lo mantiene en su lugar y se denomina “anillo o envuelta fibrosa”. El anillo fibroso es más grueso en la porción anterior del disco, por lo que la pared posterior es más frágil. Ese es el motivo por el que la mayoría de las veces en las que el anillo se rompe, causando una hernia discal, lo hace por detrás. El disco se puede salir de su lugar (herniarse o protusionarse) o romperse a causa de una lesión o esfuerzo, cuando esto sucede, puede haber presión sobre los nervios raquídeos (radiculopatía) o sobre la medula (mielopatía).

Hernia de disco

Columna vertebral

La columna vertebral se divide en tres zonas, la parte baja (región lumbar) es el área más afectada por tener que soportar mayores presiones, la zona cervical (en el cuello) es la segunda área más afectada y una tercera zona en la parte alta y media de la espalda (torácica) donde rara vez están comprometidos.

¿Cuáles son sus causas?

Con el paso del tiempo, la carga que soporta el disco hace que el núcleo pulposo se vaya desgastando y pierda altura. Ese proceso, conocido como “artrosis vertebral” no es una enfermedad en sí misma, sino que la mayoría de las personas sanas, a partir de los 30 años, comienzan a tener cierto grado de desgaste. De hecho, los ancianos suelen perder altura porque el desgaste del núcleo pulposo hace que el disco pierda espesor, por lo que las vértebras se acercan entre sí.

Cuando envejecemos, los discos de nuestra columna vertebral pueden perder su flexibilidad y elasticidad. Los ligamentos que rodean los discos se vuelven quebradizos y se desgarran más fácilmente.

En más del 95% de los casos, el dolor se debe a una patología mecánica de la columna, es decir, provocamos inestabilidades en la columna por malos movimientos, posturas inadecuadas, esfuerzos, sobrepeso… por lo que tenemos que reeducarnos a nivel postural.

¿Qué síntomas pueden aparecer?

Dependiendo de la zona afectada podemos encontrar los siguientes síntomas:

  • Si es en la zona cervical puede causar dolor en el cuello que se puede extender hacia el hombro, brazo y mano. También puede sentir un entumecimiento, sensación de hormigueo, rigidez muscular o calambres en el cuello.
  • Una hernia de disco lumbar puede dar lugar a síntomas como un dolor en la zona de la espalda baja o zona del lumbago, dicho dolor se puede extender hacia la pierna, la cadera o los glúteos. Además también se puede sentir entumecimiento, hormigueo, rigidez muscular, calambres, debilidad en la pierna, pie o pies.

¿Cuál es nuestro tratamiento?

El diagnóstico de una hernia de disco empieza con un reconocimiento médico completo de la columna vertebral, brazos y extremidades inferiores. Nuestro médico examinará la columna vertebral para comprobar la flexibilidad, el rango de movimiento y las señales que sugieran que una hernia de disco está afectando a las raíces nerviosas o a la médula espinal. Dependiendo de los síntomas, la intensidad del dolor y de cada paciente, podemos llevar a cabo diferentes tratamientos ya que no todos los pacientes con dolor cervical y de espalda requieren cirugía. De hecho, la inmensa mayoría consigue aliviar los síntomas y el dolor mediante terapias no quirúrgicas combinando la fisioterapia y nuestro Inductor de Analgesia Physicalm.

En el caso de necesitar cirugía, existen diferentes procedimientos por lo que nuestro equipo médico valorará la situación y recomendará la mejor opción para cada paciente.

  • Podemos realizar una cirugía de descomprensión que es el procedimiento quirúrgico que realizamos con mayor frecuencia. El propósito de este procedimiento es agrandar el espacio del canal espinal para aliviar la compresión de la médula espinal y los síntomas como hormigueo y debilidad que se producen con la estenosis de columna.

 

 

cirugía de descompresión

La cirugía de descompresión se hace para agrandar el espacio del canal espinal para aliviar la presión

  • Otra opción es una sustitución de disco por uno artificial, el cual está diseñado para mantener el movimiento y la flexibilidad al tiempo que sustituimos un disco enfermo extraído de la columna vertebral.
  • Otro procedimiento quirúrgico que podemos llevar a cabo es el llamado fusión espinal para tratar afecciones degenerativas de la columna vertebral. Usando injertos óseos e instrumentación, como placas metálicas y tornillos, este procedimiento fusiona dos o más vértebras adyacentes. El objetivo del procedimiento es estabilizar la columna vertebral y proporcionar alivio del dolor.
cirugía de hernia de disco

Instrumental que se puede usar en una operación quirúrgica de hernia de disco

Para finalizar, nuestros médicos recomiendan prevenir la hernia de disco y para ello aconsejan evitar la obesidad y el sobrepeso, caminar un mínimo de cinco horas a la semana, practicar deportes que favorezcan el desarrollo de la musculatura lumbar y cervical como son la natación o el yoga. No agacharse doblando la espalda, si no las rodillas, no cargar grandes pesos, evitar las malas posturas sobre todo mientras se está sentado (http://www.europapress.es/sociedad/noticia-consejos-sentarse-correctamente-trabajo-20150323085540.html ) y dormir en colchones flexibles pero rígidos para que la columna vertebral siempre esté en una posición recta.

Aquí os dejamos un pequeño video de una de nuestras operaciones quirúrgicas, en este caso de una hernia de disco, realizada por nuestro equipo de Sin Más Dolor.