Centro integral de tratamiento del dolor

Horario : Lunes a Viernes - 9:30 a 20:30
  Teléfono : 958 08 97 03

La inflamación de dicha estructura, principalmente en la zona en la que se inserta con el calcáneo es lo que conocemos como fascitis plantar.

Fascitis plantar

¿En qué consiste la fascitis plantar?

La fascitis plantar es una inflamación de la facia plantar, que es una banda gruesa de tejido elástico situada en la planta del pie, que se extiende desde el calcáneo (el talón), hasta la zona metatarsal (punto donde comienzan los dedos). La inflamación de dicha estructura, principalmente en la zona en la que la fascia se inserta con el calcáneo es lo que conocemos como fascitis plantar.

La fascia plantar tiene una gran función biomecánica al caminar: es la responsable, junto con otras estructuras del pie, de tensar la base del pie manteniendo el arco plantar, de absorber y devolver la energía que se produce cuando el pie impacta contra el suelo, de proteger los metatarsianos (evitando un exceso de flexión dorsal de los dedos), etc.

La inflamación de la fascia plantar, principalmente en la zona en la que la fascia se inserta con el calcáneo es lo que conocemos como fascitis plantar.

La inflamación de la fascia plantar, principalmente en la zona en la que se inserta con el calcáneo es lo que conocemos como fascitis plantar.

¿Qué tipo de pacientes se ven afectados por esta patología?

Es un problema bastante habitual ya que algunos estudios afirman que alrededor del 10% de la población puede llegar a padecerla en algún momento de la vida.

En la población no deportista suele aparecer a partir de los 45 años, y más comúnmente en mujeres, debido al uso de zapatos de tacón alto.

Por otro lado, esta lesión es bastante habitual en pacientes jóvenes y deportistas por hacer largas carreras sobre una superficie irregular. 

¿Cuáles son las causas de la fascitis plantar?

  • La fascitis plantar se produce habitualmente por una sobrecarga gradual y progresiva de la fascia plantar, y los factores que predisponen a su aparición son:
    • Exceso de carga en el pie, causada por correr largas distancias.
    • El empleo de un calzado inadecuado.
    • Pies planos o excesivamente arqueados.
    • Exceso de peso.
    • Presencia de un tendón de Aquiles tenso, el tendón de Aquiles es el que conecta los músculos de la pantorrilla al talón.
    • Debilidad del músculo sóleo, que se sitúa en la pantorrilla por debajo del gemelo y que es el encargado de la flexión de la planta del pie, de modo que si se encuentra debilitado, el paciente tratará de corregir la falta modificando su paso y pudiendo provocar así otro tipo de lesiones.
    • Edad, ya que a medida que envejecemos la fascia plantar va perdiendo elasticidad. A esto se suma que la musculatura que participa en el movimiento del pie también va perdiendo su fuerza, y su capacidad de regeneración disminuye. Además, la capa de grasa presente en el talón, y que amortigua gran parte del impacto recibido por el pie, también disminuye, favoreciendo la aparición de lesiones en la fascia.
  • Por otro lado, otra de las causas de la fascitis plantar es la presencia de un espolón en el talón, lo que causa la inflamación de los tejidos adyacentes, entre ellos la fascia, y produce dolor y dificulta el desplazamiento.

¿Qué síntomas se dan cuando sufrimos fascitis plantar?

El síntoma principal es un dolor agudo, a veces incapacitante, en la planta del pie o en la zona interna del talón (es la zona de inserción de la fascia plantar). Ese dolor suele ser más intenso en los primeros pasos que damos al levantarnos debido a la rigidez matutina de la fascia, que por la noche se acorta. Una vez que hemos caminado un poco, la fascia se estira y suele disminuir la molestia.

El dolor suele ir acompañado de hinchazón leve, enrojecimiento y sensibilidad en la parte inferior del talón y en ocasiones, el dolor de una fascitis plantar puede acabar alcanzando el tobillo o incluso los dedos de los pies.

¿En qué consiste nuestro tratamiento?

En primer lugar nuestros médicos recomiendan que, cuando aparecen los primeros síntomas, debemos empezar a tomar medidas porque tenemos muchas posibilidades de que la fascitis se vaya agudizando y llegue un momento en el que sea muy limitante para la vida deportiva e incluso para la vida normal de una persona que tenga que permanecer largo tiempo de pie o caminando.

En nuestra clínica tratamos este tipo de lesiones con nuestro inductor de analgesia Physicalm que combinado con diferentes tratamientos de fisioterapia, elimina el dolor y disminuye la inflamación de la fascia.

Además, nuestros médicos recomiendan realizar un estudio de la pisada para valorar si la causa de la fascitis tiene relación con la forma de pisar del paciente. En ese caso, es necesario diseñar y fabricar una plantilla personalizada para fascitis plantar que permita “destensar” la fascia, de modo que podamos reiniciar la actividad con muchas menos posibilidades de recaída.

¿Qué podemos hacer para prevenir la fascitis plantar?

Nuestro equipo médico recomienda:

  • Evitar el sobrepeso y la obesidad para no someter a la fascia a un esfuerzo adicional.
  • Usar siempre un calzado adecuado, especialmente para caminar y hacer ejercicio.
  • Evita permanecer mucho tiempo de pie o caminar descalzo.
  • Si practicas deporte, alternar las actividades que tiene impacto sobre la fascia con las que no, como nadar y montar en bicicleta.
  • Cuando practicas deporte, utilizar algún tipo de vendaje o sujeción que amortigüe mejor tu pisada.
  • Hacer ejercicios de estiramiento después de caminar o de practicar deporte.