Centro integral de tratamiento del dolor

Horario : Lunes a Viernes - 9:30 a 20:30
  Teléfono : 958 08 97 03

El dolor de cuello es algo muy común y que casi todos en algún momento de nuestra vida hemos sentido.

El dolor de cuello y sus diferentes tipos

El dolor de cuello es algo muy común y que casi todos en algún momento de nuestra vida hemos sentido, además se estima que 7 de cada 10 personas sufrirá un dolor de cuello en algún momento de su vida. Pero probablemente si todas estas personas describieran su dolor, podríamos ver que existen siete tipos diferentes de dolor de cuello.

Según señalan en el blog de la Escuela de Medicina de Harvard, al describir con claridad los síntomas del dolor de cuello o la combinación de síntomas presentes, el médico puede determinar cuál es el problema y cómo ayudarnos.

El dolor de cuello es algo muy común y que casi todos en algún momento de nuestra vida hemos sentido.

El dolor de cuello es algo muy común y que casi todos en algún momento de nuestra vida hemos sentido.

¿Cuáles son los tipos de dolor de cuello más frecuentes?

Entre los tipos de dolor de cuello más frecuentes encontramos:

1. Dolor muscular.

Cuando sentimos algún dolor o malestar en los músculos del cuello y hombros podría deberse a una respuesta a un esfuerzo excesivo o a un estrés emocional o físico que dura más de lo normal. Los músculos del cuello pueden desarrollar contracturas y nudos, que provocan el dolor.

2. Espasmo muscular.

Los espasmos musculares en el cuello se producen cuando sientes un endurecimiento repentino y fuerte en la zona. Puede ser doloroso y sentir los músculos del cuello agarrotados y puede ser muy costoso girar la cabeza.

Este tipo de dolor se produce con frecuencia cuando te despiertas con el cuello rígido y sientes dolor por toda la musculatura. Aunque el espasmo muscular puede ser resultado de un la lesión, también puede deberse a un problema nervioso o de un disco espinal o incluso al estrés.

3. Dolor de cabeza.

El dolor de cabeza asociado al cuello se produce en la gran parte de los casos en la parte trasera de la cabeza y la parte superior del cuello y suele ser resultado de una tensión o espasmo muscular. Este dolor de cabeza no suele ser agudo si no más bien leve o persistente, además puede sentir el cuello rígido o sensible, hay que tener en cuenta que mover el cuello lo empeora.

4. Dolor facetario.

Los pacientes suelen describir este tipo de dolor como un dolor agudo y profundo en las articulaciones facetarias, una parte de las vértebras del cuello. Además este dolor con frecuencia empeora si se mueve la cabeza hacia el lado afectado y podría incluso irradiarse hacia el hombro o parte superior de la espalda.

5. Dolor nervioso.

Cuando en las raíces de los nervios espinales se producen irritación o pinchazos lo que producen un dolor aguda, breve, grave y acompañado de pinchazos, nos encontramos ante el dolor nervioso. Hay que tener en cuenta que dependiendo del nervio implicado, el dolor podría bajar hacia el brazo o incluso hasta la mano.

6. Dolor referido.

Este tipo de dolor se produce cuando es un dolor que es desencadenado por un problema en otra parte del organismo del paciente. Por ejemplo, el dolor de cuello que empeora con el esfuerzo podría indicar un problema cardíaco, mientras que si el dolor de cuello se produce cuando comemos, el dolor podría deberse a un problema en el esófago.

7. Dolor óseo.

El dolor y la sensibilidad de las vértebras cervicales es mucho menos común que el dolor de cuello de los tejidos blandos. Hay que resaltar que el dolor óseo necesita atención médica cuanto antes porque podría indicar problemas de salud más graves.

¿Cómo los tratamos en Sin Más Dolor?

Sea cual sea tu tipo de dolor de cuello en nuestra clínica Sin Más Dolor, tratamos todos estos tipos de dolor gracias a nuestro completo equipo médico que cuenta con los mejores especialistas y con la más avanzada tecnología, como es el caso del Inductor de Analgesia Physicalm que nos permite ofrecer un tratamiento de máxima calidad para cada tipología de dolor, aliviando el dolor combinando distintas técnicas y especialistas según cada caso y cada paciente, para que puedas recuperar cuanto antes la calidad de vida y la normalidad, porque no debes resignarte a vivir con dolor.