Centro integral de tratamiento del dolor

Horario : Lunes a Viernes - 9:30 a 20:30
  Teléfono : 958 08 97 03

El dedo martillo es un deformidad de un dedo que se flexiona doblando el extremo del dedo hacia abajo

Dedos martillo

Los dedos martillo es el nombre que se le da a la deformidad de un dedo, principalmente la tercera falange del pie, en el que adopta una actitud flexionada, doblando el extremo del dedo hacia abajo.

Los dedos martillos generalmente se inician como deformaciones leves y empeoran progresivamente con el tiempo. En etapas tempranas, los dedos martillos son flexibles y los síntomas generalmente pueden ser tratados con medidas no invasivas. Pero si no se tratan, pueden volverse más rígidos y responderán solamente a tratamientos quirúrgicos.

dedo martillo

Los dedos martillo son una deformidad de un dedo que se flexiona doblando el extremo del dedo hacia abajo

¿Cuáles son sus causas?

La causa más común de los dedos martillo es un desequilibrio entre el músculo y el tendón. Este desequilibrio, que lleva a la flexión del dedo, es el resultado de cambios mecánicos (estructurales) en el pie que aparecen en algunas personas a través del tiempo.

Los dedos martillos muchas veces empeoran por el uso de un calzado que no se ajusta adecuadamente. Además también se puede desarrollar cuando un dedo demasiado largo es forzado a adoptar una posición constreñida debido al uso de un zapato apretado.

Ocasionalmente, los dedos martillo pueden ser causados por algún tipo de traumatismo en el dedo y en algunas personas, es posible que también se deba a causas hereditarias.

¿Qué síntomas son comunes de los dedos martillo?

  • Dolor o irritación del dedo afectado con el uso de calzado.
  • Callos y callosidades (acumulación de piel) en el dedo, entre dos dedos o en la parte lateral del pie. Los callos se crean por la constante fricción contra el zapato. Pueden ser duros o blandos, dependiendo de su ubicación.
  • Inflamación, enrojecimiento o sensación de ardor.
  • Contracturas  en el dedo.
  • En casos más severos, se pueden formar ulceraciones abiertas.

¿Cuál es nuestro tratamiento?

Aunque los dedos martillos son fácilmente visibles, para llegar a un diagnóstico, nuestro médico especialista examinará su pie y reproducirá sus síntomas. Hay que tener en cuenta que este tipo de patología no sanará sola y generalmente empeorará, ya que es una deformidad progresiva.

En cuanto a las soluciones no quirúrgicas nuestros especialistas recomiendan proteger los callos y las callosidades con almohadillas. Además nuestros médicos aconsejan el cambio de calzado y evitar todos los tipos de calzado que fuercen sus dedos contra la punta.
También el uso de dispositivos ortopédicos adaptados a su zapato pueden ayudar a controlar el desequilibrio del músculo/tendón.

En algunos casos, cuando el dedo martillo se ha vuelto más rígido y doloroso, o cuando se ha formado una ulceración abierta, nuestros médicos realizarán una operación quirúrgica muy sencilla en la que se procede a extirpar parte del hueso que provoca la deformación para así eliminar la flexión del dedo, corrigiendo la desviación y consiguiendo que desaparezca el dolor y recuperando la funcionalidad habitual del pie.